NHK WEB
SOMOS WEB

La TV paga seguirá perdiendo suscriptores al menos hasta 2023

El número de hogares con televisión paga en los Estados Unidos ha disminuido constantemente desde 2015, y estos descensos continuarán en los próximos años, según estima eMarketer en su último estudio.

Comparte esta nota:

El cord-cutting a menudo se había interpretado como consumidores que adoptan servicios OTT mientras siguen abonando sus suscripciones de televisión paga, pero según las últimas previsiones de eMarketer, la adopción de suscripciones OTT ha comenzado a estabilizarse, mientras que disminuye la cantidad de hogares con TV paga.

Los analistas estiman que el número de hogares con televisión paga en los Estados Unidos ha disminuido constantemente desde 2015, y pronostican que estos descensos continuarán hasta 2023. El año pasado, hubo 90.3 millones de hogares estadounidenses suscriptos a TV paga, y el número disminuyó a 86.5 millones en este 2019. La cifra se reducirá aún más el próximo año, llegando a 82,9 millones de hogares.

En 2018, hubo 170.7 millones de abonados a servicios OTT, número que aumentó un 6.9% este año, llegando a 182.5 millones. Las nuevas estimaciones de eMarketer muestran que habrá 191.5 millones de suscriptores el próximo año.

Al mismo tiempo, el número de hogares sin TV paga está aumentando. El año pasado, había 36 millones de hogares sin este servicio en Estados Unidos, cifra que aumentará a 40.2 millones este año y a 44.3 millones en 2020. La investigadora considera hogares sin televisión paga a la suma total de cord-cutters y cord-nevers.

El enfoque creciente de los proveedores tradicionales de televisión paga en la rentabilidad es uno de los factores que más contribuyen a esta tendencia, además del número cada vez mayor de servicios de streaming que ingresan al mercado. Las cadenas de televisión han aumentado constantemente sus tarifas de distribución, y aunque los proveedores de cable y satélite podrían haber pagado esos costos en el pasado, la mayoría de estas tarifas ahora se transfieren a los clientes en forma de precios más altos.

“Antes, esos clientes se quedaban con sus suscripciones de TV paga porque los canales (particularmente aquellos con deportes en vivo o noticias) que veían no estaban disponibles en otros lugares o sus costos de cable eran parte de paquetes de Internet y telefonía. Pero en estos días, los clientes están menos dispuestos a aceptar estos costos crecientes cuando tienen otras opciones de entretenimiento”, dice el informe.

Si bien los precios promocionales y agrupados pueden ser un método atractivo para los proveedores que buscan retener suscriptores, ofrecer precios con descuento para la televisión se está volviendo menos rentable. Brindar servicios de Internet es generalmente más efectivo para las telecomunicadoras que ofrecen Internet y TV, y algunos operadores prefieren perder suscriptores de TV al eliminar los precios promocionales y de paquete que conformarse con márgenes muy delgados.

“Para muchos consumidores, los días de regateo sobre su factura de cable o satélite han terminado”, señaló Eric Haggstrom, Forecasting Analyst de eMarketer. “O tienen que pagar más por los mismos canales o cortar el cable. Dadas las alzas en los precios de la televisión paga y la explosión en el contenido producido exclusivamente para plataformas digitales como Netflix o Hulu, cortar el cable nunca ha sido más atractivo”, agregó.

Comparte esta nota:
AZTECA WEB