NHL WEB

México modifica sus impuestos a las telecomunicaciones

El Impuesto especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) reducirá el crecimiento del sector en al menos dos puntos porcentuales. Los operadores reducirán sus ingresos por usuario y los suscriptores verán aumentos de precios.

Comparte esta nota:

El nuevo impuesto de 3% a las telecomunicaciones impactará en al menos dos puntos porcentuales al crecimiento del Producto Interno Bruto del sector, ya que se traducirá en un aumento de precios a los suscriptores de televisión de paga, telefonía celular y fija, e incluso podría impactar en Internet, pese a estar exento, coincidieron especialistas. La demanda de telecomunicaciones propició un crecimiento de alrededor de 13% en este año y para 2010 se esperaba un mejor desempeño de hasta 18%, pero el Impuesto especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) de 3% modifica las expectativas.”Hemos hecho estimaciones que, dependiendo del servicio, será de una baja de 5 a 6% en el corto plazo y eso no será positivo, lo que provocaría una baja del PIB del sector de 2 a 3 puntos porcentuales”, dijo en una entrevista Santiago Gutiérrez, vicepresidente de la Cámara nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti).México es uno de los países con menores índices de penetración de telefonía celular (75%), de banda ancha (8.5%) y de telefonía fija (20%) en comparación a naciones de América Latina y el menor entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). De acuerdo a la Canieti los sectores de la población de bajos ingresos son los que sufrirán más la carga impositiva, e incluso los que utilizan el teléfono celular como instrumento de trabajo, ya que casi el 90% de los suscriptores son de prepago, servicio en el que la tarifa por minuto es más cara que la de pospago.El nuevo gravamen vigente a partir del uno de enero próximo pone el pie a la carrera de servicios de tercera generación (3G) en la que México es de los más rezagados. Mientras Brasil tiene a caso el 70% de los 12 millones de suscriptores de la red de telefonía celular de tercera generación, México a penas cuenta con unos 800,000 suscriptores (el 7% del total de suscriptores de telefonía móvil), los cuales verán un aumento en el precio de los servicios lo que se suma al retraso o lento avance en la licitación de nuevas frecuencias que permitan a Telefónica competir con Telcel y a otros operadores iniciar el servicio.Pese a la piedra en el zapato que representa el nuevo gravamen aunque limitadas, hay oportunidades para que el sector continúe su crecimiento por las necesidades de infraestructura, la baja penetración y las próximas subastas de espectro radioeléctrico y fibra oscura de la Comisión Federal de Electiricidada (CFE). “El negocio es muy atractivo, por lo que se espera una buena participación, un buen número de empresas decidirá entrar”, dijo Gutiérrez al confiar que el precio de la concesión de frecuencias y de la fibra oscura sea adecuado para permitir inversiones y competencia en beneficio del suscriptor.Lo que es un hecho es que mientras en México se busca consolidar los servicios 3G, otros países de la región como Argentina, Brasil y Chile, han anunciado iniciar pruebas para los servicios de cuarta generación, los cuales dan acceso a velocidades de 10 Megabits, contra los 2 Megabits que actualmente ofrece 3G.

Comparte esta nota:
FOX NOTAS
Etiquetas
J2911