GLOBAL AGENCY WEB
MADD WEB

Las fusiones de grandes compañías como una tendencia integradora

A partir de la aprobación de la fusión entre AT&T y Time Warner, la Organización de Telecomunicaciones de Iberoamérica considera que esta iniciativa provoca un cambio profundo e irreversible en la industria y que en la región se está notando lentamente.

Comparte esta nota:
Foto de archivo OTI 2016

La Organización de Telecomunicaciones de Iberoamérica (OTI) realizó un análisis del panorama actual de consolidación de un modelo emergente que acerca a las compañías operadoras de Telecomunicaciones y a las grandes empresas de entretenimiento que crean y distribuyen el contenido.

Resultado de una acelerada evolución y convergencia tecnológica, se incrementaron de forma significativa los niveles de eficiencia de las redes en la provisión de servicios y de manera paralela, la industria presenció la aparición de nuevos actores que son resultado de la reconfiguración del ecosistema competitivo.

Las grandes empresas tecnológicas y de generación de contenidos audiovisuales aprovechan el desarrollo tecnológico y el despliegue de infraestructura para la distribución de contenido audiovisual mediante plataformas de video por internet, y de esta manera se crearon nuevos modelos para atender los gustos y necesidades de los usuarios y para el desarrollo de nuevos esquemas publicitarios más específicos por cada tipo de audiencia.

Según la OTI, existe una relación estrecha entre los sectores de infraestructura y de contenido. La complementariedad de ambas industrias parte de la necesidad de los operadores de redes de ofrecer servicios que agreguen valor a su oferta comercial y de aquélla de los creadores de contenido de lograr la distribución eficiente de sus productos. Al mismo tiempo, el aumento en los costos asociados a las producciones audiovisuales vuelve conveniente la integración de ambos sectores para garantizar la viabilidad financiera de estos proyectos y su subsecuente posicionamiento en el mercado en una era donde el contenido se ha vuelto la moneda de cambio para asegurar audiencias.

Ante este nuevo panorama, operadores de redes de telecomunicaciones alrededor del mundo han hecho manifiesto su interés por estrechar sus relaciones con empresas productoras y distribuidoras de contenidos audiovisuales con el objetivo ofrecer nuevos esquemas de oferta y servicios de valor agregado.

En este sentido, diferentes estrategias, entre ellas, la integración vertical en distribución y creación de contenido, han sido emprendidas por estos operadores de redes para intentar hacer frente a gigantes tecnológicos como Amazon, Facebook, Google o Netflix. Un ejemplo temprano de esta tendencia en la industria fue la adquisición en 2013 de NBC Universal por Comcast, que en fechas recientes ha intentado ser complementada y fortalecida mediante la posible compra de 21st Century Fox. A este ejemplo se une la fusión aprobada entre Time Warner y AT&T, resultante de una operación valuada en aproximadamente $85,000 millones de dólares.

Con el mismo objetivo, otros operadores encaminaron sus esfuerzos hacia estrategias de negocios tales como alianzas comerciales, acuerdos de facturación o integración de plataformas OTT que les permitan ofrecer a sus suscriptores soluciones a la medida de sus nuevos hábitos de consumo de contenidos audiovisuales.

REGIÓN DE IBEROAMÉRICA
Mientras tanto, en esta región ya es posible encontrar diferentes niveles de acercamiento entre operadores, creadores y distribuidores de contenido. Estos se han traducido en la oferta de innovadores servicios que combinan la programación lineal y contenidos en vivo con la flexibilidad y ubicuidad de las plataformas de video por internet. Tal es el ejemplo de Cablevisión Flow o la reciente integración tecnológica emprendida por Telefónica y Netflix. Adicionalmente, acuerdos de facturación, esquemas de zero-rating y ofertas comerciales conjuntas entre operadores móviles y plataformas OTT han proliferado en los principales mercados de la región.

Si bien esta tendencia de integración es ya visible en los diversos mercados de la región iberoamericana, es de esperar que en el mediano y largo plazos las nuevas condiciones tengan un efecto aún mayor y diferenciable sobre la oferta convergente de contenidos y telecomunicaciones.

Desde la OTI consideran que la autorización concedida el día de ayer por el poder judicial de los Estados Unidos para la fusión de AT&T y Time Warner, forma parte de una tendencia integradora y de cambio profundo e irreversible, en el que participan las grandes empresas operadoras de redes de televisión, de telecomunicaciones, y generadoras y distribuidoras de contenidos, que seguramente traerá la reconfiguración de los mercados, mayor competencia y la oferta de servicios en mejores condiciones de precio y calidad para el público.

Comparte esta nota:
TONDERO WEB