GLOBAL AGENCY WEB
MADD WEB

La competencia de AT&T da su opinión sobre la fusión con Time Warner

El gobierno de Estados Unidos solicitó a los principales ejecutivos de Comcast, Charter, Dish y otros operadores que colaboren para detener la adquisición de Time Warner por parte del conglomerado.

Comparte esta nota:
Patrick Esser, CEO de Cox Comms, y Erik Carlson, CEO de Dish Networks.

Tras 14 meses de una contienda judicial y política entre el gobierno de Estados Unidos y AT&T por la aprobación de la fusión entre el grupo convergente y el estudio Time Warner, el Department of Justice (DOJ) armará un caso contra el conglomerado para evitar la transacción. La entidad citó como testigos a los principales ejecutivos de los operadores de TV paga que lideran el mercado. En otras palabras, el gobierno llamará a la competencia de AT&T para testificar contra la empresa. Por el momento, la único empresa que confirmó su cooperación durante el proceso es The Walt Disney Company.

Hace más de un año AT&T firmó un acuerdo con Time Warner por $85 mil millones de dólares para la compra del estudio, en caso de ser aprobada la medida por los reguladores locales. La fusión ya fue aprobada bajo ciertas condiciones en otros países donde las dos empresas tienen operaciones en América Latina. No obstante, la oficina del DOJ considera que AT&T utilizará su control sobre los activos más rentables de Time Warner, como TBS, TNT, HBO, CNN y los shows “Game of Thrones” y “March Madness” de NCAA, para dilapidar a la competencia, obligando a otros operadores o grupos de medios a pagar una cantidad mayor por estas transmisiones.

Es probable que por esta razón, el DOJ se haya contactado con las firmas que se verían perjudicadas con esta unión de AT&T y Warner. Entre las compañías comprometidas se encuentran Comcast Corporation, Charter Communications, Dish Networks, Cox Communications, Verizon Communications y CBS Corporation, además de Disney. Esta última semana directivos de Cox, Dish, Time Warner, Turner y AT&T hicieron declaraciones sobre el conflicto ante los medios.

Patrick Esser, CEO de Cox, mencionó sobre la fusión entre AT&T y Time Warner: “No creo que una compañía tenga que ser más grande para poder crecer. Mi único preocupación es asegurar el acceso de Cox Communications a los contenidos de Time Warner, dada la historia de Directv y la exclusividad con la que se maneja. Más allá de eso, es decisión de la corte”.

Erik Carlson, CEO de Dish, aseguró: “Realmente tomamos la posición de pensar primero en el cliente. Tenemos la intención de cooperar con cualquier pedido del DOJ. Lo que públicamente ya declaramos es que tenemos serias preocupaciones sobre la fusión entre AT&T y Time Warner. Una forma de verlo es que la marea alta de las suscripciones a las OTTs va a subir a todos los botes. Pero, nuestro foco está en el negocio de Sling TV y en proveer una experiencia diferente a nuestros consumidores para darles un producto o servicio a un precio que estén dispuestos a pagar”.

John Martin, CEO de Turner Broadcasting System, se mostró positivo ante el acuerdo entre el operador y el grupo de contenidos. “El contrato fue anunciado hace 16 meses. A este punto, creo que todos queremos un poco de claridad. La oposición de esta administración no tiene precedentes en la historia de integraciones tan verticales y crea un ambiente de incertidumbre”.

Esta fusión dañaría gravemente a los consumidores estadounidenses. Significará cuotas más altas de televisión por cable y satélite, y menos opciones novedosas e innovadoras. La combinación entre AT&T/Directv y Time Warner es ilegal y no hay remedio que pueda evitar los perjuicios que causaría esta movida. La única acción apropiada para el DOJ es buscar una orden de un juez federal que bloquee la transacción”, dijo el Fiscal General Makan Delrahim.

Por su parte, Randall Stephenson, CEO de AT&T, prometió en noviembre darle pelea al DOJ: “No tenemos intención de resolver este asunto con expedición porque la norma de la ley es lo que está en juego. La consistencia en la aplicación de la ley es esencial para una economía de libre mercado y es importante para preservar la confianza de que nuestro gobierno adjudicará justamente los temas que le son presentados. Cuando un gobierno descarta décadas de precedentes legales de repente y sin aviso, grandes y pequeños negocios se quedan sin una guía con la que preceder. Cada combinación o inversión significante está sujeta al humor de los reguladores. Como vemos en este caso, es una cuestión de suerte”.

Comparte esta nota:
ATRESMEDIA WEB