NHK WEB
RED ARROW WEB

Comcast y Disney, los que más gastarán en contenido este año

El gasto combinado en contenido proyectado entre los dos para fines de 2018 se establece en $43 mil millones, con Disney / Fox gastando $22 mil millones por año en contenido original y adquirido, y Comcast / Sky invirtiendo $21 mil millones.

Comparte esta nota:

Las fusiones de Comcast / Sky y Disney / Fox harán que dos de cada $10 dólares gastados en contenido en todo el mundo sean de una de estas dos compañías, según el último estudio de Ampere Analysis. Esta concentración de gasto se vuelve aún más cruda cuando se enfoca exclusivamente en los Estados Unidos: la proporción del gasto en contenido en este país aumenta a casi $2 de cada $5 dólares.

Una vez que se hayan asentado ambas fusiones, el gasto general en contenido será muy parejo entre las dos nuevas empresas. Según las estimaciones de Ampere, el gasto combinado en contenido proyectado entre los dos para fines de 2018 se establece en $43 mil millones, con Disney / Fox gastando $22 mil millones por año en contenido original y adquirido, y Comcast / Sky invirtiendo $21 mil millones. Esto es más que el desembolso combinado de los diez mayores grupos creadores de contenido en los Estados Unidos, incluidas las plataformas OTT Netflix y Amazon.

Según Ampere, en cierto punto, el nivel cada vez mayor de consolidación es una reacción al creciente poder de las plataformas de video online. Empresas como Netflix y Amazon continúan invirtiendo significativamente en contenido, una tendencia que no muestra signos de desaceleración. De hecho, se espera que Netflix gaste más de $8 billones en una base de pérdidas y ganancias para finales de 2018, y el gigante del streaming ha declarado repetidamente que continuará aumentando su presupuesto para este fin.

Antes de las recientes fusiones, Netflix estaba encaminado a superar a los mejores estudios de Hollywood en términos de gasto en contenido. Sin embargo, a la luz de las dos nuevas entidades combinadas, ahora se requeriría que Netflix casi triplicara su gasto para lograr este objetivo.

Este poder financiero adicional para los estudios y broadcasters tradicionales ayuda a fortalecer las posiciones de ambas entidades en el mercado global, así como a agregar protección contra la creciente fuerza del video online. Cada grupo controla una biblioteca cada vez más amplia de contenido original, algo que puede ser explotado a través de ofertas directas al consumidor. Disney ya ha indicado que dejará de otorgar licencias de contenido a Netflix a favor de su propia oferta directa al consumidor, un servicio que tendrá un atractivo aún mayor con la adición de los activos de Fox.

Sin embargo, otra implicación de esta consolidación es el efecto que podría tener en los productores independientes. Con un número cada vez menor de adquisiciones de contenido en el mercado, la competencia por los derechos disminuye, lo que a su vez afectará la capacidad del sector independiente para negociar acuerdos favorables.

Comparte esta nota:
HEMISPHERE WEB