VIACOM WEB

La vida de las mujeres en el complicado Irak

Entre mañana y pasado, CNN International emitirá un especial de una hora sobre historias de ocho mujeres que viven y luchan en Irak. “A través de sus ojos” será conducido por Arwa Damon, corresponsal internacional de la cadena en Bagdad, y revelará la pesada carga que llevan las mujeres en un dificultoso terrotorio.

Comparte esta nota:

CNN International se encargará de poner un tema en agenda que no parecería estar a la orden del día con la emisión a partir de mañana del especial “A través de sus ojos” en donde Arwa Damon, corresponsal internacional de la cadena en Bagdad, mostrará ocho historias de mujeres que viven en Irak, en medio de la guerra. Mañana se verá las 5 (Arg), las 13 y las 18, mientras que el domingo a las 4 y las 17.En un territorio donde los secuestros, las bombas y la violencia sectaria prevalecen a menudo es la mujer quien asume la pesada carga de intentar evitar la fragmentación de las familias. Para lograr una mirada certera sobre el asunto algunas de estas mujeres utilizaron cámaras de video provistas por la cadena para registrar la realidad de su propio día a día, ya que resultaba muy peligroso para el equipo de CNN.“En algunos casos presentados en el documental borramos los rostros porque, simplemente, contarnos su historia podría significar para algunas de ellas una sentencia de muerte”, comenta Damon. CNN fue el primer equipo de la televisión que logró entrar a la cárcel de mujeres de al-Kadhimiya desde el inicio de la guerra, casi cinco años atrás, y se encontró con Samar, cuya historia parecía la más desesperada de entre todas las prisioneras. Ella ha estado sentada esperando en el corredor de la muerte durante más de tres años por un delito que dice no haber cometido. Relata que fue torturada por la policía, que la hizo confesar su participación en el asesinato de tres familiares que ella afirma fue cometido por su novio quien, sin embargo, nunca fue capturado.“Yo no soy como las otras chicas. Algunas de ellas no quieren hablarme… Se sienten tristes por mi sentencia de muerte”, revela Samar. “Yo no duermo los miércoles. Me quedo de pie desde la mañana hasta la noche porque ese es el día de las ejecuciones, por eso estoy asustada, esperando, hasta que el día termina”. Su familia continúa apelando el veredicto, pero ha fracasado en cada intento, lo que significa que Samar será llevada a la muerte.Trabajando en un hospital iraquí, la doctora Eaman es pediatra, oficio que la llevó a vivir separada de su hijo de 8 años de edad, para protegerlo de quienes en Irak se meten continuamente con los médicos por “hacer dinero”. A pesar de esta precaución, el niño fue empujado accidentalmente en una hoguera en la escuela, provocándole quemaduras de tercer grado en varias partes de su cuerpo.”No conozco el futuro de mi hijo. ¿Cómo va a vivir? ¿Cómo dependerá de sí mismo? Pero, lamentablemente, esta es nuestra vida y esto es lo que la guerra nos ha dejado”, manifiesta la Dr Eaman. “Irak es mi vida, mi país. Estoy trabajando en pro de un Irak mejor, de un futuro mejor y esta es una oportunidad que no voy a dejar escapar”.Nahla, madre de un niño autista de 6 años y administradora de una estación de radio local, se vio obligada a reconocer los restos carbonizados de su marido, después de la explosión de un coche bomba en un puente por el que él conducía para recoger a su hijo en la escuela. “Mis amigos me dijeron ‘…diez resultaron muertos, quince heridos… en el puente de Jadriya’, recuerda Nahla. “Esto no se cruza por tu mente, tú siempre piensas que estás fuera de esos números. Siempre te condueles con los otros, pero piensas que estás fuera de los números”.Como el esposo de Nahla era doctor, ella pensó que estaría en un hospital local ayudando a los heridos, pero lo buscó en todos ellos y nunca lo halló. Se le dijo que había cadáveres no identificados en la morgue de uno de los hospitales, por lo que decidió visitarlo con la esperanza de que él no estuviera allí, pensando que estaría aún con vida.”Tienes que decidir por un parche en los dientes o una marca en la rodilla si esa persona, con quien has compartido la vida, es ahora esa cosa quemada delante de ti”, cuenta Nahla calmadamente. “Yo sabía que eran sus dientes… pero yo no quería que fuera él. Fue un momento duro”.

Comparte esta nota:
señal 141
SABBATICAL WEB
Etiquetas
EURODATA WEB