VIACOM WEB

Cómo ha cambiado la relevancia de la TV paga en América Latina

Fue elaborado por la empresa consultorí­a e investigación, The CUI, mediante cuadros comparativos de este servicio en la región. Argentina tiene el precio más alto del territorio, pero con una oferta mayor de canales y un número importante de suscriptores.

Comparte esta nota:

La televisión restringida ha sido tradicionalmente uno de los principales medios de acceso a contenidos audiovisuales de entretenimiento e información en América Latina. Si bien en los últimos años la evolución tecnológica ha ampliado el menú de alternativas de consumo, la televisión paga mantiene un peso relevante entre las preferencias y perfil de gasto de los latinoamericanos, así­ lo reveló un informe elaborado por la firma de consultorí­a e investigación The CUI, de la mano de Javier Medina y Santiago Yunez.

A finales de 2016, los mercados de TV de paga en Latinoamérica registraron una contabilidad acumulada de más de 74 mil suscripciones, lo que implica que actualmente más del 55% de los hogares de la región cuentan con acceso a este servicio. Entre los paí­ses que acumulan el mayor número de suscriptores se encuentran Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile, Perú y Ecuador. Estos concentran una proporción de 89.6% del total de suscripciones en América Latina.

En la región, el servicio de televisión restringida identifica un diferencial en precios significativos entre paí­ses. Este diferencial responde tanto a esquemas de costos, por el lado de los operadores, como a caracterí­sticas inherentes del mercado (nivel de competencia, grado de desarrollo de redes convergentes, entre otros) y de las preferencias de los consumidores. Adicionalmente, algunos paquetes en ciertos paí­ses pueden incluir contenidos exclusivamente disponibles en televisión restringida que en otros son ofrecidos en televisión abierta. Este puede ser el caso de los contenidos deportivos.

Estos paquetes que incluyen este tipo de contenido resultan más atractivos para los consumidores finales, por lo que, ante su ausencia en televisión abierta, se detonan los incentivos a la contratación de TV de paga. El empaquetamiento de servicios (doble y triple play) es otro factor que empuja al alza la adopción del servicio, debido a las economí­as generadas tanto para los operadores como para los consumidores finales.

A continuación, se analizan las diferencias en precios y asequibilidad de los paquetes básicos de TV de paga en los mercados referidos en tres dimensiones. Primero, el comparativo simple en precios permite identificar las diferencias de forma general entre las ofertas del servicio por paí­s. En un segundo nivel, la oferta de paquetes básicos se analiza contrastando con el contenido incluido (por el número de canales), de tal forma que se establezca una relación clara sobre el costo por contenido contratado. Finalmente, en la tercera y última sección, se analiza la asequibilidad para los potenciales usuarios por paí­s, reflejada en el gasto relativo al ingreso per cápita o ingreso promedio por habitante.

COMPARATIVO DE PRECIOS DE PAQUETES BíSICOS
Los precios que aquí­ se presentan se obtienen con el valor promedio mensual de los paquetes básicos ofrecidos por paí­s de los principales operadores de TV de paga vigentes al primer trimestre de 2017 (1T17). En cada caso se utilizaron los paquetes de menor precio del servicio individualizado, es decir excluyendo ofertas empaquetadas, y sin distinción entre modalidades de pago (prepago o postpago). Los precios mensuales no incluyen costos de instalación, gastos por equipo ni promociones.

Cui ok

En términos absolutos, los precios de los paquetes básicos en México, Brasil y Ecuador son los más baratos. En Argentina, el precio promedio de estos paquetes es el más alto de la región, igual a 52.5 dólares (PPA) al 1T17. En contraste, en México se ofrece el servicio básico más asequible en la región a menos de la mitad (26.3 dólares, PPA) del precio que en Argentina.

A pesar de los altos precios en Argentina y Chile, se ofrece la mayor cantidad de canales promedio por paquete básico frente al resto de los paí­ses.

Para realizar un análisis más detallado es necesario tomar en consideración las diferencias en canales y servicios ofrecidos entre los paquetes básicos por cada paí­s. De tal forma, es posible contrastar el gasto real en el que incurren los consumidores.

RELACIí“N PRECIO / CONTENIDO OFRECIDO
La relación Precio/Contenido (P/C) indica el número de canales (en calidad estándar o alta definición) que son adquiridos al precio establecido. De esta forma, una persona en un paí­s con una relación P/C mayor al resto estará pagando más por una cantidad menor de contenido.

Cui1

Este es el caso de Argentina, donde la razón P/C en paquetes básicos de televisión restringida es mayor al de cualquier otro paí­s mostrado en la gráfica anterior. En este paí­s la oferta básica de TV de paga es la más cara en términos relativos, en razón de que el número promedio de canales ofrecidos (82) es menor a la media entre paí­ses (83), pero a precios más elevados.

Las ofertas en México y Brasil tienen el menor nivel de precios promedio por el contenido contratado. Adicionalmente, los paquetes de Colombia y Chile resultan más atractivos que los de Perú en su relación Precio/Contenido pese a sus mayores precios. Esto se debe a la oferta de canales incluidos en los paquetes de los operadores principales. En estos casos, la mayor cantidad de canales ofrecidos compensa la diferencia en precios.

ASEQUIBILIDAD DE LA TV DE PAGA
La decisión de contratar el servicio depende en gran medida, de la proporción que este gasto representará del ingreso del usuario potencial, en razón de su nivel de precios.  En la gráfica siguiente se ilustra la proporción promedio que los individuos destinarí­an anualmente de su ingreso para adquirir paquetes de televisión restringida según su paí­s. Medida a través de la razón entre el nivel de precios anualizado de los paquetes básicas y el PIB per cápita en cada paí­s.

Cui2

En México, se destina la menor proporción del ingreso (1.6%) para la contratación de TV de paga. Por el contrario, Ecuador alcanza la mayor proporción (4.4%) en razón del nivel de precios, mientras que la proporción promedio de gasto en los paí­ses analizados alcanza 3.2%. En este último caso, a pesar de que Ecuador no es el paí­s más caro, en términos de precios, el servicio de televisión restringida resulta el menos asequible en ingresos de los individuos.

En México, las ofertas de servicios satelitales introducidas hace poco más de 5 años han permitido a los consumidores de niveles socioeconómicos medios y bajos destinar una menor proporción de sus ingresos al servicio y, por lo tanto, se detonaron las suscripciones al servicio. Estas ofertas han permeado entre los hogares de este segmento poblacional al volverse asequibles.

Es importante notar que precios más altos de TV de paga no implica necesariamente un mayor gasto con respecto al nivel de ingresos promedio. Por ejemplo, en Argentina, a pesar de los altos precios y el menor número de canales ofrecidos, la proporción del gasto con relación al ingreso per cápita está justo debajo del nivel promedio. Chile identifica una situación similar a Argentina, sin embargo, es el paí­s con la segunda menor proporción de ingreso destinado al servicio justo después de México.

El análisis de precios es fundamental para comprender los niveles de adopción que alcanzan los mercados considerados. Las tres dimensiones analizadas refieren a los distintos factores que se conjugan para definir el grado de asequibilidad y los niveles de contratación de los paquetes de televisión restringida en los principales mercados de América Latina. Por una parte, el comparativo en precios expresados en PPA (Paridad de Poder Adquisitivo) registra diferencias sustanciales entre paí­ses como Argentina y México.

En segundo lugar, la inclusión de mayores contenidos es compensada con precios más altos. No obstante, las relaciones Precio/Contenido permiten identificar de forma más clara a los paí­ses con paquetes más baratos en relación a los contenidos ofrecidos. Finalmente, la asequibilidad del servicio, en términos del gasto como proporción del PIB per cápita, muestra cambios significativos con respecto al comparativo inicial. Si bien México se manteniene como el paí­s con los menores precios en todos los niveles de análisis, en Ecuador y Perú el servicio resulta menos asequible de lo que podrí­a parecer en los comparativos iniciales de precios.

Comparte esta nota: