El gobierno de Estados Unidos bloquea la fusión AT&T-Time Warner

El Departamento de Justicia demandó al conglomerado de telecomunicación para detener la transacción de $ 85 mil millones de dólares argumentando que la compra adjudicaría la competencia y los precios del mercado.

Comparte esta nota:
Makan Delrahim, Fiscal General de la División Anti-trust del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos llevó una demanda ante la Corte de Distrito contra el gigante de las telecomunicaciones AT&T para bloquear la fusión entre la compañía y el estudio audiovisual Time Warner. La División Antitrust argumentó el lunes 20 de noviembre que la compra de Time Warner por parte de AT&T por un valor de $ 85 mil millones de dólares le daría demasiado poder al grupo dentro del mercado del entretenimiento. La Corte evaluará la pertinencia de este reclamo.

Esta fusión perjudicaría gravemente al consumidor Americano. Traería aparejado un mayor pago mensual por un servicio que proveería menos opciones emergentes e innovadoras que los usuarios están aprendiendo a disfrutar“, dijo Makan Delrahim, Fiscal General de la División Anti-trust del Departamento de Justicia. Sugirió que AT&T “usaría su control sobre los canales populares y valiosos de Time Warner para afectar a sus competidores obligándoos a pagar cientos de miles de dólares más por año a cambio de los derechos para distribuir estas señales”.

Tras esta medida tomada por el gobierno, Randall Stephenson, Director Ejecutivo de AT&T, organizó el mismo 20 de noviembre una conferencia de prensa para explicar por qué el conglomerado se opone a la tesitura del Departamento de Justicia. Además de expresar su preocupación en cuanto al criterio para evaluar la fusión, advirtió que esta demanda inhibirá el movimiento de los negocios en general para el año entrante.

Una de las movidas que aumentaría las probabilidades para que se apruebe la unión AT&T-Time Warner es la separación de CNN de AT&T. Stephenson aclaró que en caso de concretarse esta posibilidad, CNN no dejaría de operar como una organización de noticias. Randall Stephenson estuvo acompañado por el General Counsel de AT&T, David McAtee, y Daniel Petrocelli, de la firma de abogados O’Melveny & Myers, buffet que representa a AT&T y Warner en el caso.

La índole de las leyes está en juego aquí. La consistencia en la aplicación de la ley es crucial para una economía de libre mercado”, comentó Stephenson. “Dar vuelta 50 años de precedentes de un día para otro y son aviso solo puede tener efectos negativos para el crecimiento de los negocios en el país”, agregó, refiriéndose al último lustro en el que el Departamento de Justicia aprobó sin problemas fusiones entre compañías sin actividades sobrepuestas que resultarían en oligopolios.

Esto desafía a la lógica y no tiene precedentes. Hice muchos acuerdos en mi Carrera pero nunca tuve un desacuerdo con el Departamento de Justicia en las cosas básicas”. Con respecto a la influencia del Presidente Trump en la decisión del regulador, comentó: “Francamente, no estoy seguro si tuvo algo que ver. Nadie debería sorprenderse de que la pregunta siga dando vuelta porque hemos sido testigos de un cambio abrupto en la aplicación de las leyes ant-trust. En definitiva, no podemos ni queremos ser parte de ningún acuerdo que no tenga en cuenta la Primera Enmienda como protección para la prensa. Por eso, cualquier negocio que involucre ceder el control de CNN directa o indirectamente, es una condición que no aceptaremos”, finalizó.

Afortunadamente, el Departamento de Justicia no tiene la última palabra aquí”, resaltó David McAtee. “Pero, tiene la carga de decirle a la Corte del Distrito que la transacción viola la ley. Confiamos en que la Corte rechace los reclamos del gobierno y permita esta compra”, continuó.

El Director Ejecutivo de AT&T y su equipo lograron llegar a un acuerdo con Time Warner para la adquisición del estudio en octubre de 2016. Desde entonces, la integración fue aprobada por reguladores en Brasil, Chile y México.

Comparte esta nota: