VIACOM WEB

Brasil aprobó la fusión AT&T-Time Warner bajo condiciones antimonopolio

CADE aprobó la medida pero, como ocurrió en Chile y México, impuso ciertas restricciones para que el gigante de las telecomunicaciones mantenga sus operaciones en Brasil y comparta los términos de sus acuerdos televisivos con la entidad.

Comparte esta nota:
Consejo Administrativo de Economía de Brasil.

El Consejo Administrativo de Economía (CADE) de Brasil, aprobó la fusión entre el conglomerado de telecomunicaciones AT&T y el estudio Time Warner. No obstante, como ocurrió recientemente en Chile y México, la entidad antimonopolio impuso condiciones a las empresas con el objetivo de evitar que AT&T retire su negocio de Brasil y supervisar los acuerdos de licencias y programación televisiva de la nueva compañía.

Para eso, AT&T y CADE firmaron un pacto conocido como Agreement of Concentration Control (ACC), que sienta las limitaciones de la empresa privada dada su presencia predominante en el mercado. Este contrato será válido por los próximos cinco años. Entre los compromisos tomados por AT&T, es la mantención de sus negocio de Sky Brasil y Time Warner como dos firmas legalmente separadas con sus propia administración y estructura de mando. AT&T también asumió la obligación de permitir que los programadores de Time Warner ofrezcan los canales de Sky a operadores de TV paga que no estén afiliados a su negocio. Un consultor independiente estará a cargo del monitorear el cumplimiento de las cláusulas y reportará directamente a CADE.

AT&T apreció, a través de un comunicado de prensa, que la decisión de CADE no involucre la venta o la desvinculación de ningún recurso del grupo o del estudio. El miembro del regulador que está gestionando el acuerdo, Gilvandro Araujo, dijo en una entrevista con la agencia Reuters que este pacto “obliga a las compañías a a tener estándares objetivos que no den lugar al trato desigualitario y es un proceso más comprensivo que las usuales demandas legales”.

La compra de Time Warner por parte de AT&T es una transacción valuada en $85.4 mil millones de dólares y todavía espera luz verde de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de Brasil y el Departamento de Justicia de Estados Unidos, instituciones que expresaron preocupaciones sobre un riesgo potencial para la competitividad en el sector. AT&T insiste que cerrará esta adquisición para fines de 2017.

Hace cerca de un año AT&T acordó la compra del estudio con la firma Time Warner. Desde entonces, ya suman 17 los países que avalaron la fusión de las compañías fuera de Estados Unidos. Los últimos dos territorios en manifestarse oficialmente sobre la medida fueron México, el 22 de agosto, y Chile, el 5 de septiembre.

Comparte esta nota: