NHK WEB

Arsat se asociaría con Hughes para desarrollar un tercer satélite

La empresa estatal argentina y la compañía estadounidense firmaron un acuerdo de intención para crear la nueva firma Newco, que financiará la ejecución y comercializará internacionalmente los servicios de banda ancha de Arsat 3, lo que generó controversias.

Comparte esta nota:

La firma estatal argentina de satélites Arsat planea desarrollar un tercer lanzamiento orbital. Recientemente firmó un acuerdo con Hughes Networking System, un proveedor estadounidense de banda ancha, para crear Newco, una asociación que financiará el nuevo proyecto de la sociedad argentina, que fue frenado en 2016 pero que generó controversia entre funcionarios del Congreso y la industria nacional de telecomunicaciones.

El nuevo satélite será fabricado por la empresa estatal rionegrina Invap, tal como se hizo con los dos satélites anteriores que lanzó la compañía argentina de telecomunicaciones al espacio. En esta ocasión, tendrá inversores internacionales privados para su desarrollo y comercialización. Arsat comunicó que el objetivo de esta alianza es dejar de financiar sus proyectos con los impuestos de los ciudadanos y exportar la producción argentina a través de Hughes. El proveedor estadounidense de banda ancha retendrá el 51% de las acciones de Newco, mientras que Arsat se quedará con el 49% restante, como participante minoritario. Por esta razón, la empresa estadounidense tendrá todo el control del espectro satelital.

Newco ofrecerá servicio de banda Ka, transmisores muy potentes sensibles a interferencias ambientales, desde las posiciones orbitales de 81° Oeste o 72° Oeste (las dos asignadas a la Argentina) o en una nueva que el país ya estaba tramitando. Arsat deberá ocuparse de obtener la posición geoestacionaria del tercer satélite de comunicaciones y todas las autorizaciones legales, regulativas y gubernamentales requeridas para brindar servicio de banda ancha satelital en la Argentina.

Hughes aportará más de $100 millones de dólares de los $230 millones que va costar el Arsat 3”, informó Rodrigo de Loredo, Presidente de Arsat, a Clarín. “Tratamos de vender nuestros satélites a nivel internacional, a operadores privados. Es como una fábrica de aviones que no le vende solamente al Estado nacional”, afirmó.

Esta alianza generó una reacción de la oposición a la administración actual del Presidente Mauricio Macri. Varios sectores argumentaron que la entrada de Hughes como inversor mayoritario vaticina la privatización de la firma pública local. La producción del Arsat 3 comenzó originalmente en 2015 pero fue frenada en 2016 por falta de fondos.

Si bien en su momento se adujo que las tecnología de las misiones 1 y 2 era obsoleta, en el acuerdo con Hughes se estipula utilizar la misma plataforma para Arsat 3. Tomando en cuenta que en 2015 el Estado dominaba un 20% del mercado, otra crítica hace referencia al predominio que tendrá Hughes en el espectro satelital.

“Las posibles inversiones de empresas privadas en satélites argentinos no hace más que afirmar el trabajo y confianza recibida por el sector espacial mundial y permite implementar nuevos satélites sin fondos del Tesoro Nacional“, expresó Arsat en un comunicado difundido.

Por el momento el documento firmado por ambas partes es una carta de intención que establece condiciones generales de una colaboración, que debe ser detallado y trabajado más adelante mediante un acuerdo definitivo.

Comparte esta nota: