NHK WEB

La inversión de Netflix en contenido original pondría en riesgo su economía

Según analistas, con la estrategia actual de producción de títulos propios, el servicio de streaming depende íntegramente de la capacidad que demuestre para crecer rápidamente y ampliar sus márgenes de ganancia.

Comparte esta nota:
Netflix

Si bien en sus orígenes Netflix basó su estrategia en la adquisición de contenidos ajenos, ese modelo de negocios con el tiempo dejó de ser sustentable. La compañía se vio obligada entonces a realizar un movimiento más arriesgado: se adentró en la producción de series originales, lo que le trajo resultados positivos en términos de audiencia gracias a éxitos como “Orange Is the New Black”, “House of Cards”, “Stranger Things” y “13 Reasons Why”, entre otros.

Motivada por el éxito conseguido, la plataforma de streaming continuó con la producción de shows propios. De hecho, el año pasado, el Chief Content Officer de Netflix, Ted Sarandos, anunció que planeaba invertir $6 mil millones de dólares en contenido original en este 2017, en otra movida riesgosa pero efectiva si se lograra replicar el éxito de shows originales ya consagrados.

Los modelos de negocios que emplea Netflix a la hora de producir shows propios o adquirirlos son muy diferentes. Cuando compra las licencias, en la mayoría de los casos la compañía se las arregló para encontrar maneras de pago más a largo plazo que se ajustaran bien a la declaración de pérdidas y ganancias de la empresa. Sin embargo, con el contenido original, Netflix tiene que financiar todo el gasto desde el primer día, lo que significa que casi todo el costo en efectivo se desembolsa antes de que el show esté incluso disponible.

netflix-streaming-content-costs

La inversión resulta aún más arriesgada cuando las series no obtienen los resultados esperados o cuando el dinero destinado a las mismas es tan elevado que impide toda posibilidad de seguir produciendo. Este último es el caso de “Sense8”, que tras dos temporadas y pese a contar con una sólida base de fanáticos, fue cancelada porque le costaba a la empresa $9 millones de dólares por episodio. Lo mismo sucedió con la serie “The Get Down”, que rondaba los $12 millones por capítulo.

Tal fue el revuelo que generó en las redes sociales la cancelación de estas dos series que Sarandos se vio en la obligación de salir a explicar la decisión tomada por la compañía. “Más allá de lo que gastes, ¿las personas lo están viendo? En ese sentido es muy tradicional. Cuando digo eso me refiero a que una serie muy cara para una gran audiencia es genial. Pero una serie cara para una audiencia pequeña es difícil de mantener durante mucho tiempo en nuestro modelo de negocios”, señaló.

Actualmente, el desembolso de efectivo de Netflix para contenido es entre un 25% y un 30% más alto que lo que era en los últimos trimestres. De mantenerse los valores actuales, los costos no serían un problema para la plataforma de streaming. No obstante, sus planes de elevar la producción de originales, con el objetivo máximo de que la mitad de la oferta total de la compañía sean títulos propios, harían que la inversión crezca todavía más.

netflix-cashflow

Por lo tanto, mientras que Netflix ha sido rentable a un nivel de ingresos netos por varios años, ahora está gastando dinero a una tasa tremenda. La métrica preferida de la compañía en esta área es el flujo de caja libre, y tanto la cantidad de pérdidas de dólares como los márgenes que esto implica han ido empeorando con el tiempo, con un breve desvío en el primer trimestre de este año. Su gasto neto total durante los últimos cuatro trimestres fue de $1.8 mil millones.

Quizás el mayor error de Netflix fue que el cambio de estrategia, pasando de contenido adquirido a producir originales, se dio de manera rápida. Uno de sus mayores competidores, HBO, ha mantenido una constante a la hora de invertir en producciones propias en los últimos años. Incluso Amazon invierte en originales y casi a los mismos niveles que Netflix, solo que tiene su negocio de e-commerce que le sirven de espalda.

Desde hace años los analistas se debaten qué tan rentable es el modelo de negocios de Netflix, y las opiniones por lo general son negativas. Según indica Jan Dawson, Founder y Chief Analyst de la firma Jackdaw Research, con la estrategia actual el servicio de streaming depende íntegramente de la capacidad que demuestre para crecer rápidamente y ampliar sus márgenes. Pero si su trayectoria de crecimiento se ralentiza o sus costos por contenidos aumentan más rápido de lo previsto, Netflix se enfrentará a una realidad económica bastante comprometida.

Comparte esta nota: