VIACOM WEB

truTV realizó un debate abierto acerca de “Killer Karaoke”

La señal de Turner reunió a los filósofos Alejandro Piscitelli y Darío Sztajnszrajber y al productor televisivo Víctor Tevah para analizar la tendencia mundial de los contenidos televisivos, el morbo y los límites de la TV.

Comparte esta nota:

truTV realizó un debate abierto en el marco del estreno de “Killer Karaoke”, el reality en el que los concursantes cantan durante 90 segundos mientras enfrentan un desafío físico extremo. El encuentro tuvo lugar en el Hotel Madero Buenos Aires, y contó con la presencia de los filósofos Alejandro Piscitelli y Darío Sztajnszrajber y el productor televisivo Víctor Tevah, quienes analizaron la tendencia mundial de los contenidos televisivos, el entretenimiento, el morbo y los límites de la TV.

Felipe De Stefani, Senior, VP y Gerente General de los Canales de Tendencia de Turner Latinoamérica, comentó: “Este show trae nuevamente a escena el debate de hasta dónde llega la TV. Bajo la mirada de muchos,  ‘Killer Karaoke´ es el paradigma de la nueva televisión y,  bajo la de otros, es justamente lo que no debería ser la televisión”. Víctor Tevah, Director de Nuevos Proyectos de Pol-Ka, expresó: “La TV es imagen, y ahora todo es mirar y cámaras. Esa necesidad de ver es hija del cambio de siglo, de las nuevas tecnologías y de lo que dejaron en la sociedad occidental el primer gran reality ‘Big Brother´ y la televisación en vivo y en directo y con continua repetición del atentado a las Torres Gemelas en 2001”.

Por su parte, el filósofo Darío Sztajnszrajber -conductor del programa “Mentira la verdad” por el canal Encuentro-, agregó: “¿El reality es realidad o apariencia? Nietzsche decía que entre lo real y lo aparente se quedaba con el ‘entre´. Y el reality tiene algo de ‘entre´, de esos pasillos intermedios que no nos cierran y que producen una nueva configuración de lo público y lo privado”. Por último, el  filósofo  Alejandro Piscitelli, docente especializado en nuevos medios, concluyó: “Se está ante un fenómeno de sadomasoquismo instituyente que genera nuevos rituales de iniciación mediática. Los dólares que pueden ganar son tan reales como las ganas que los participantes tienen de estar en la TV”.

Comparte esta nota: