México empuja el sector de TV paga en América Latina

Según un reporte de la OTI, el mercado mexicano registró 19.8 millones de suscripciones de televisión restringida en el 3T de 2016, lo que representa un crecimiento anual del 12.1%, el segundo más alto entre los mercados de la región.

Comparte esta nota:

En un contexto donde el cord-cutting se vuelve una práctica cada vez más frecuente, y el mercado de TV Paga se envuelve más y más en un futuro incierto, la Organización de Telecomunicaciones de Iberoamérica publicó un análisis con cifras esperanzadoras.

Al tercer trimestre de 2016, las suscripciones de TV paga en Iberoamérica y Estados Unidos ascendió a 172.6 millones, impulsadas por el crecimiento de México que registró 19.8 millones de suscripciones, lo que representa un crecimiento anual del 12.1%.

En México, la adopción del servicio en hogares equivale a 63.2%, cifra que supera significativamente el promedio de América Latina (39.6%). No obstante, la dinámica del mercado no se ha desacelerado en los últimos dos años, al crecer a una tasa trimestral anual promedio de 11.8% en el periodo referido.

Si bien más de 55 % de los usuarios contrataron servicios satelitales, la masificación de servicios convergentes ha detonado el consumo de paquetes doble y triple play en el país, y consecuentemente ha impulsado la contratación del servicio de televisión restringida.

Según la OTI, la provisión del servicio de forma convergente resulta beneficiosa tanto para los operadores como para los consumidores en términos de paquetes más ricos en servicios a precios más bajos y menores costos para los oferentes.

Los operadores del servicio de televisión restringida a través de tecnología satelital registran las tasas de crecimiento más altas en el mercado. En el 3T16, el incremento anual asciende a 12.9% y en los últimos dos años a un promedio de 13.1%. Los paquetes básicos ofrecidos por los operadores satelitales mexicanos se posicionan dentro de los más baratos en América Latina. Adicionalmente, estos los ofrecen bajo la modalidad de prepago, lo que proporciona     a los usuarios con menor poder adquisitivo la flexibilidad de contratarlo en la medida de sus posibilidades de consumo, sin tener que firmar contratos de largo plazo ni comprometerse a un pago periódico obligatorio.

Al contrario de lo que sucede normalmente en el mercado, las plataformas de video bajo demanda por suscripción mensual (SVOD) han logrado captar usuarios sin que exista una competencia frontal con el servicio de televisión restringida que reduzca la dinámica de contratación de este.

Comparte esta nota: