NHK WEB

“En Turquía las empresas de producción buscan la excelencia”

Iván Sanchez, Sales Director de Global Agency para América Latina, detalla el potencial de sus principales formatos, los próximos objetivos de expansión y la modulación de los contenidos turcos para la internacionalización.

Comparte esta nota:

Con formatos y series de todo el mundo -‘Perfect Bride´, ‘1001 Nights´, ‘Blind Taste´, ‘Catch the Answer´ y ‘Don´t Say It, Bring It´, entre otros-, la compañía turca Global Agency ha experimentado un gran crecimiento internacional en pocos años y se enfoca ahora en reforzar su estrategia de distribución en América Latina. Iván Sanchez, Sales Director de Global Agency para la región, dialogó con Señal Internacional acerca de los detalles de sus principales formatos, los próximos objetivos de expansión y la modulación de los contenidos turcos para la internacionalización.

¿Cuáles son las novedades del catálogo?

“Todo empezó con el formato de ‘Perfect Bride´, que se vendió en muchos países. Después adquirimos títulos como ‘1001 Nights´, y la compañía experimentó un crecimiento importante y muy rápido. A partir del fortalecimiento en la ficción también quisimos reforzar los formatos, y ya tenemos más de 30 en nuestro catálogo. Para cada mercado solemos llevar algo nuevo, pero especialmente para MIPTV y MIPCOM siempre salimos con 5 ó 7 títulos cada vez, porque nos gusta añadir un poco de todo para dar alternativas a los clientes. Tenemos formatos de cocina como ‘Blind Taste´, que mezcla un poco de factual entertainment porque cuenta la historia familiar y el drama de una suegra y una nuera. También tenemos un concurso que funciona muy bien en Turquía, que es ‘Catch the Answer´. Los ratings de este concurso en la televisión pública pasaron del 2,5% al 10%, o sea un 400% de incremento. Lo interesante es que normalmente en todos los concursos se necesita mucho conocimiento previo, pero en este no, porque la respuesta va a estar en la pregunta que le va a hacer el presentador: él va a leer un discurso con una serie de notas y frases y los concursantes van a tener que prestar mucha atención e intentar cazar la respuesta cuando escuchan la pregunta. Es muy divertido y toda la familia puede concursar porque no necesitas saber nada de antemano, solamente prestar atención. Ha habido mucho interés en este formato después de MIPTV, y estamos muy positivos en su venta. Otro formato es ‘Don´t Say It, Bring It´ -de la productora española Phileas-, en donde el presentador sale a la calle buscando gente que quiera jugar y los concursantes deben responder una pregunta sin usar palabras, sino con un objeto que deben encontrar por la calle”.

¿Qué contexto ves en América Latina para los formatos?

“Está claro que en Latinoamérica los formatos son importantes y cada día lo son más. De hecho, en muchos de los países hay una ley reciente que impulsa la producción nacional. Formatos como ‘Don´t Say It, Bring It´ -que tienen una producción más sencilla- son muy adaptables en cualquier tipo de país. Por ejemplo, un formato así implica comunicarse con la gente en la calle y ver cómo se construye la idiosincrasia de cada país, por lo que puede funcionar bastante bien. Ya hemos tenido interés desde Brasil y algunos otros países de Latinoamérica. Nos gusta ofrecer a los clientes mucha variedad en cuanto a los formatos para que puedan elegir, pero el error que se suele cometer es decir ‘Latinoamérica´, sin tener en cuenta que son países totalmente diferentes. Tienes países como Chile en donde un reality funciona muy bien, o te puedes ir a otro como Perú en donde buscan formatos de talentos”.

¿En qué países en particular están buscando expandir el negocio?

“Los países más importantes de Latinoamérica son México, Colombia, Argentina, Chile y Brasil, que siempre son el foco principal. Pero, al principio, también es donde puede ser más difícil entrar”.

¿La región está reconociendo de otra manera al contenido turco?

 “Si comparamos la atención que tenía antes Turquía en Latinoamérica a la que tiene ahora, no es la misma, porque se han dado cuenta del potencial que tiene especialmente la ficción turca. Hace 5 ó 6 años atrás los latinoamericanos no nos tomaban muy en serio, porque ellos siempre han sido los reyes del mundo con sus telenovelas. Ahora, en cambio, todo el mundo conoce el potencial de las series turcas, especialmente las telenovelas. Pero nosotros creemos que formatos como los nuestros también son muy adaptables. La idea es hacer crecer el negocio de formatos y ficción, con títulos del mundo y para el mundo. En ese sentido, tenemos formatos de Brasil, España, Holanda, Francia  y Turquía. Incluso ahora, con la revista de WorldScreen, organizamos un concurso de formatos en donde gente de todo el mundo pueda presentar propuestas, y tienen un premio en efectivo para desarrollar y producir un episodio. La empresa tiene un enfoque internacional: tenemos gente trabajando en Estados Unidos, Inglaterra y Holanda, siempre buscando algo nuevo que, a la vez, sea bueno. Todo el mundo tiene algo para vender y para ofrecer, pero tienes que buscar lo exclusivo, lo que sea especial, lo que pueda llamar la atención y se diferencie. El año pasado adquirimos la marca australiana World Wide Entertainment y el equipo de adquisición está buscando títulos para los dos, formatos para Global Agency y títulos en inglés para World Wide, porque la internacionalización lo hace mucho más fácil”.

¿Crees que la internacionalización elevó la calidad de producción en Turquía?

“Sí, pero no solamente la internacionalización sino la gran competencia que hay en el mercado interno. En Turquía se consume mucha televisión, con programas diarios muy largos: un formato que en otro país se va a producir por una hora, en Turquía va a ser por dos horas mínimo. Muchas de las series que tenemos son de 90 minutos en Turquía, pero las comercializamos como 45 afuera, porque nadie tiene 90 minutos de espacio para poner una telenovela. En Turquía se consume mucha televisión y hay una gran competencia, por lo que tanto las empresas de producción como los canales buscan la excelencia para atraer a los telespectadores. Podemos decir que, aparte de buenos guiones, también los estándares que tienen para la producción son muy altos”.   

Comparte esta nota: