Cris Cole: “’Mad Dogs’ es una historia clásica sobre el infierno en el paraíso”

El productor ejecutivo de la serie cuenta los pormenores detrás del thriller de humor negro que se presentó como uno de los platos fuertes de Sony Pictures Television en el último MIPCOM.

Comparte esta nota:
1
Cris Cole, Productor Ejecutivo de “Mad Dogs”, de Sony Pictures Television

Además de presentar en exclusiva la premiere de “The Art of More”, uno de los platos fuertes de Sony Pictures Television para la edición 2015 de Mipcom fue “Mad Dogs”, un thriller de humor negro cuyo piloto fue presentado en mayo en los estudios de la compañía durante el último LA Screenings. En diálogo con Señal Internacional Cris Cole, Productor Ejecutivo de “Mad Dogs”, cuenta los pormenores detrás de una gran producción.

¿Cuál es el eje principal de “Mad Dogs”?

“’Mad Dogs’ narra la odisea de cuatro personajes que han sido amigos la mayor parte de su vida adulta pero que se fueron distanciado a través de los años. Ellos deciden reunirse para celebrar el cumpleaños de un quinto amigo, quien ha tenido más éxito. En dicha reunión ocurre algo terrible, un acontecimiento que los une más estrechamente. En un principio podemos creer que éstas son las peores personas para estar juntas en una situación límite porque se la pasan peleando. Sin embargo, a medida que nos adentramos en la historia entendemos que deberán confiar unos en los otros para poder salvarse”.

¿Cómo surge la idea de la serie?

“La idea me llegó de una manera muy extraña: cuando realizamos la versión británica, tres miembros del elenco ya habían sido elegidos y estaban listos para trabajar juntos en el proyecto. En ese entonces todos teníamos alrededor de 40 años y compartíamos  charlas sobre lo que significaba llegar a la mitad de nuestras vidas. Estos conceptos de amistad y el llegar a la edad madura realmente resonaron en mí. También hablábamos mucho sobre el tipo de historias que nos resultan más interesantes y descubrimos que a todos nos encantaban los thrillers retorcidos que se desarrollan en locaciones exóticas”.

¿Cuál es la diferencia entre la versión británica y la estadounidense?

“Nuestro plan original para la versión británica era hacer solamente una miniserie de cuatro episodios, aunque terminamos realizando más debido a su éxito. Sabíamos que la versión para los Estados Unidos tendría al menos diez episodios, así que desarrollamos una historia con más sub-tramas, giros y un enfoque narrativo mucho más extenso”.

¿Dónde se filmó el show y cómo influye la locación en su potencial internacional?

“Filmamos la serie en Puerto Rico, pero la historia se ubica en Belice. La idea era colocar a los protagonistas en un país del que muy probablemente ni siquiera supieran su ubicación en el mapa. Belice es exótico, misterioso y con una cultura muy distinta a la que conocen, y esta es una historia clásica sobre encontrar el infierno en el paraíso”.

¿Cuáles fueron los principales retos que enfrentaste como productor ejecutivo de la serie?

“La lluvia fue un gran reto, pero hoy puedo decir que Puerto Rico es un lugar fantástico para rodar. Lo que más disfruté fue la interacción con el equipo y el comprobar día a día la pasión que todos le ponen a su trabajo y la cantidad de horas que invierten en él. Es maravilloso estar rodeado de personas que desean realmente leer los guiones, que tienen preguntas inteligentes acerca de los personajes y que quieren saber hacia dónde va el desarrollo de la historia”.

¿Cómo se logra el balance entre el humor negro y el thriller psicológico?

“Lo que realmente hace única a esta serie es que tratamos de mezclar diversos géneros: horror, misterio, thriller, comedia y en ocasiones hasta slapstick. Siempre describen mi trabajo como una especie de ‘farsa noir’; como a casi todos, me afectan las cosas terribles que les pasan a las personas, pero no puedo evitar ver el lado cómico de la fragilidad humana. Creo que el balance correcto se obtiene al no darle al programa un tratamiento de comedia. Simplemente dejamos que las circunstancias y un toque de surrealismo guíen el humor. Es un delicado equilibrio entre lograr emocionar al público y, al minuto siguiente, hacerlo reír”.

Por María Wanda Marzullo

Comparte esta nota: